Este sitio web utiliza cookies con el fin de mejorar la información y navegación del sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta nuestra Política de Cookies.

la villa del narcea

 


En La Villa del Narcea llevan más de 50 años elaborando pollos asados. Es uno de los negocios dedicados a la venta de platos preparados con más solera de Madrid.

 

La Villa del Narcea se estableció como bar-cafetería en el barrio de Chamberí en 1956. Fundado por los padres de los actuales gerentes, este establecimiento pronto empezó a destacar por la venta de pollos asados. De este modo, empezó a centrar su negocio en los platos preparados y a consolidarse en Madrid contando actualmente con tres establecimientos: el original, otro en el Mercado de Maravillas, en el distrito de Tetuán, con más de 30 años de trayectoria, y otro local situado en el barrio de Salamanca que lleva funcionando desde 1998.

Especializados en cocina casera, ofrecen una gran variedad de platos tradicionales. El más demandado es el pollo asado pero en La Villa del Narcea se pueden encontrar otros platos como tortilla española, croquetas de jamón, pechugas de pollo Villaroy, pisto manchego o callos a la madrileña entre otros.

Uno de los actuales gerentes habla sobre los cambios que ha experimentado este negocio familiar desde sus inicios y afirma: “evidentemente, el tipo de cliente ha cambiado al igual que la sociedad en general, pero tenemos la suerte de conservar todavía muchos clientes de aquella época.”

Sobre la relación de La Villa del Narcea con Disavasa señala que se inició hace alrededor de 10 añosy destaca: “el servicio que nos presta como clientes es bueno y fiable, y la calidad de los productos que nos suministran nos garantiza a su vez la calidad que nuestros clientes nos exigen.”

El gerente también habla sobre la situación actual de su negocio y afirma que “aunque nuestro negocio, al igual que muchos otros, se ha visto afectado por la crisis, últimamente empezamos a percibir un aumento del consumo, que esperamos que se consolide y dé pie a la apertura de nuevos establecimientos, pero con una premisa fundamental: mantener y si es posible mejorar la calidad de nuestros productos y servicio.”

 
- Gerente de La Villa del Narcea.