Este sitio web utiliza cookies con el fin de mejorar la información y navegación del sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta nuestra Política de Cookies.

La CE obliga a especificar el origen del etiquetado en la carne

Los cambios entrarán en vigor en abril de 2015 con el objetivo de dar tiempo suficiente al sector para adaptarse. Hasta ahora esta exigencia sólo se aplicaba en la UE para la carne de bovino.

13 de enero de 2014. La Comisión Europea ha obtenido luz verde de los Estados miembros para introducir nuevas normas de etiquetado que harán obligatorio indicar el origen de la carne fresca, refrigerada o congelada de porcino, ovino, caprino y avícola. Una norma que hasta el momento sólo se aplicaba en la UE para la carne de bovino.

Los cambios entrarán en vigor dentro de año y medio, concretamente en abril de 2015, con el objetivo de dar tiempo suficiente al sector para adaptarse. La propuesta de Bruselas ha contado con el apoyo mayoritario de los gobiernos europeos en una reunión del Comité permanente sobre salud animal y la cadena alimentaria, que forman expertos de los veintiocho. Sólo Suecia y Polonia votaron en contra de las nuevas reglas y otros tres países, Repúbica Checa, Bélgica y Rumanía se abstuvieron.

El objetivo es que los consumidores puedan elegir el producto que adquieren sabiendo cuál es su procedencia, gracias a un etiquetado "más claro" que informará de los lugares de "origen" del animal que se ha obtenido la carne, señalando el Estado miembro o países terceros implicados en la producción.

El nuevo sistema de etiquetado obligatorio establece un "vínculo" entre la carne comercializada y el animal del que procede ya que indicará el origen del dicho animal, según señala la Comisión.